El beso de Singapur, una práctica sexual milenaria

Tema en 'Temas en general' iniciado por LaPuertaDelFondo, 14 May 2016.

  1. LaPuertaDelFondo

    LaPuertaDelFondo Usuario de plata

    Registrado:
    4 May 2015
    Mensajes:
    34
    A veces cuando se trata de sexualidad nos complicamos demasiado la vida intentando encontrar cosas nuevas, cuando para descubrir nuevas formas de disfrutar a veces lo más recomendable es mirar al pasado y un claro ejemplo de ello es el libro del Kamasutra .

    El beso de Singapur, también conocido como Pompoir o Kabazza (versión árabe con algunas diferencias), es una práctica sexual con cientos de años de antigüedad que en los últimos tiempos había caído en desuso pero que vuelve a estar en auge.

    Hace unos 3.000 años las Geishas y las Devadasis ya utilizaban esta técnica para aumentar el placer del hombre y el suyo propio, ya que a través del beso de Singapur la mujer puede llegar a alcanzar tres tipos diferentes de orgasmo, el vaginal, el de clítoris e incluso el de útero.

    En esta práctica sexual la mujer utiliza la vagina para estimular el pene del hombre. La diferencia con otras posturas sexuales es que aquí el hombre debe permanecer inactivo y la mujer no debe moverse embistiendo, sino que debe utilizar únicamente el músculo pubocoxígeo para estimular el pene a través de movimientos sutiles e imponiendo su propio ritmo. De esta forma el efecto es semejante al que experimenta el hombre durante el sexo oral y los orgasmos son más intensos tanto para ellos como para ellas.

    Para practicar esta técnica la postura más indicada es aquella en la que la mujer se sitúa encima del hombre, aunque también es posible practicarla de lado. El hombre, como ya se ha comentado con anterioridad, debe asumir un rol pasivo.

    El problema de esta práctica sexual es que para poder real izarla correctamente la mujer debe tener el músculo pubocoxígeo entrenado para controlar sus movimientos. En algunas mujeres se da un control innato de este músculo y pueden llevar a cabo esta práctica sexual sin ningún problema, pero en la mayoría de los casos es necesario fortalecer este músculo para poder disfrutar al máximo de esta técnica milenaria.

    Una buena manera de fortalecer el músculo pubocoxígeo es practicar los ejercicios de Kegel, que ayudan a mantener la contracción muscular de la vagina durante más tiempo. La práctica de estos ejercicios permite a las mujeres poner en práctica el beso de Singapur con éxito, pero además tiene otros importantes beneficios como facilitar el parto al tener una musculatura más fuerte y reforzar el suelo pélvico, lo que reduce las pérdidas de orina.


    ¡Anímate a probar la experiencia!


    beso de singapur.jpeg
     
    A Sr. Banks le gusta esto.
  2. Sr. Banks

    Sr. Banks Usuario de bronce

    Registrado:
    6 Sep 2016
    Mensajes:
    22
    Yo tuve una novia , que me exprimía el pene , cuando estaba encima de mi . Ella se quedaba quieta , movía las paredes vaginales y me apretaba y al final .... era Genial . :):):p:p:p
     

Compartir esta página